Antón: ¡Suerte que llevo lentes ICL!

Con las lentes ICL la vida es diferente; es un cambio radical.

Este mes hemos hablado por videoconferencia con Antón V.P, un paciente de IO·ICO que vino a operarse por primera vez en el 2008, cuando tenía 26 años, para eliminar sus 12 y 7 dioptrías de miopía mediante la implantación de lentes ICL. Tras la cirugía, estuvo 10 años con una excelente calidad visual, alcanzando un 120% de agudeza visual desde el mismo día siguiente de la operación.

Pero después le empezó a cambiar la graduación de uno de sus ojos; un escenario que ya se había considerado como posible. Gracias a la gran ventaja de la reversibilidad de las lentes ICL, en noviembre de 2020 Antón ha vuelto a pasar por los quirófanos de CEM para sustituir una de las lentes y vuelve a tener una visión inmejorable; está muy contento con la decisión que tomó en el 2008. Como nos cuenta, para la gente que nace viendo bien, “…No saben lo que es. Si pudieran ver una imagen de lo que veían mis ojos antes y lo que ven después de la cirugía, lo entenderían”. A continuación, te mostramos con más detalle el testimonio de Antón.

Antón, cuéntame tu historia con la oftalmología. ¿Cómo llevabas una miopía tan alta siendo un niño? ¿Llevabas gafas o lentes de contacto?

Yo soy muy miope desde pequeño. Mis padres me llevaban a gimnasia visual. Además, llevaba lentillas; era de los pocos que usaba lentes de contacto rígidas. Este tipo de lentes tienen un tiempo límite de uso y requieren una serie de cuidados especiales, los cuales cumplía. Hasta aquí no hubo problemas. Fue a partir de los dieciocho cuando empecé la universidad, a trabajar y a entrenar a básquet por las noches. En total, llevaba las lentillas puestas unas 18 horas al día.

“En total, llevaba lentillas puestas 18 horas al día. Tenía los ojos hechos “hechos polvo”: constantemente secos, rojos, irritados y con mala visión. Al levantarme estaban repletos de legañas y me costaba abrirlos”.

¿Qué problemas te dio llevar lentillas rígidas demasiadas horas? ¿Desarrollaste ojo seco?

Sí, tenía ojo seco.Tenía los ojos hechos “hechos polvo”: constantemente rojos, irritados y con mala visión. Al levantarme, estaban repletos de legañas y me costaba abrirlos. Además, tenía mucha fatiga mental. Al mínimo pico de estrés o de exceso de concentración tenía dolor de cabeza.

¿Cuándo decidiste dejar las lentes de contacto y considerar la cirugía refractiva?

Mi suegro se operó en IO·ICO con el Dr. David Andreu. Quedó muy contento con los resultados y me lo recomendó. Yo, que para aquel entonces estaba harto de los dolores de cabeza y el ojo seco decidí acudir a la clínica.

Mi primer contacto fue con la D.O.O Montse Ortiz, con quien mantengo una fantástica relación y en quien confío plenamente. Montse me explicó las dos alternativas principales de Cirugía Refractiva: la cirugía LASIK y la implantación de lentes ICL. Me informó que, al ser tan joven cabía la posibilidad de un cambio de graduación. En caso de ser necesario se podrían cambiar. Y así ha sido.

Me explicaron que al ser tan joven cabía la posibilidad de un cambio de graduación. En caso de ser necesario se podrían cambiar. Y así ha sido.

Paciente Cirugía ICL - Antón - VERTE Oftalmología Barcelona¿Te cambió la graduación con el paso del tiempo?

. Al cabo de unos 10 años, empecé a ver mal de un ojo. En la visita con la D.O.O Montse Ortiz vimos que estaba listo para operarme, pero sabiendo que me encontraba en un momento emocionalmente complicado y con mucho estrés, me recomendó esperar a que mi graduación se estabilizara.

Valoro mucho aquel gesto. Demuestra la importancia real por el paciente que tienen los profesionales de IO·ICO. Por eso confío en ellos.

A finales de 2020 te recambiaron la lente del ojo derecho. ¡Qué gran ventaja que sea una cirugía reversible!

Sí. Había desarrollado inesperadamente un cambio de graduación de 4 dioptrías en el ojo derecho, el que era más miope. Me alegré mucho de que hubiera una solución.

“Valoro mucho ese gesto; demuestra la importancia real por el paciente que tienen los profesionales de IO·ICO. Por eso confío en ellos”.

¿Cuánto tardas en adaptarte a las lentes ICL? ¿Paraste de trabajar?

En mi caso fue quitarme el parche y ver bien. Sí que es cierto que, durante los dos primeros días, cuesta un poco fijar la mirada y enfocar los objetos. Es la misma sensación que cuando enfocas con la cámara. Al tercer día, ves como si nada.

No tienes que parar ni tu vida ni tu trabajo. Esto es especialmente importante en mi caso. ¡Los autónomos no podemos parar!

“No tienes que parar ni tu vida ni tu trabajo. Esto especialmente importante para mi caso. ¡Los autónomos no podemos parar!”

¿Cómo ha cambiado tu vida viendo bien sin gafas ni lentes de contacto?

Ahora puedo conducir, leer y trabajar sin forzar la vista ni acabar mentalmente fatigado. También puedo encontrarme en un momento estresante y no tener dolores de cabeza.

Puedo ir a la piscina con mis hijos y jugar con ellos. Ir a la playa y ver mientras me baño… Antes andaba hasta la orilla, me ponía las gafas en el bolsillo y nadaba sin ver nada. Son muchísimos cambios. Hasta cuando juego a básquet con los papás del cole, ¡veo la canasta más grande!

Sobre todo, lo resumiría en comodidad y facilidad. Con las lentes ICL la vida es diferente; es un cambio radical. Los ojos son un bien muy preciado, sobre todo ahora cuando todo es cada vez más visual.

“Con las lentes ICL la vida es diferente. Los ojos son un bien muy preciado, sobre todo ahora cuando todo es cada vez más visual.”

¿Tus hijos también tienen problemas visuales?

Mi hija es hipermétrope y lleva gafas. De hecho, es paciente de la Unidad de Oftalmopediatría de IO·ICO con la D.O.O. Carmen Aleson, quien nos comentó tras la primera visita que, además de hipermetropía, tenía una disfunción visual. Por ello, la llevamos semanalmente a hacer gimnasia visual (Terapia Visual). Mi hija ha notado mucho los cambios sobre todo en el cole, a la hora de interactuar con los demás compañeros… Estamos muy contentos.


En IO·ICO tratamos la miopía, hipermetropía o astigmatismo entre otras enfermedades visuales. Podemos estudiar tu caso y valorar si es viable dejar de llevar gafas o lentes de contacto para vivir tu día a día con facilidad y comodidad, para ello solo tienes que solicitar una cita con el equipo médico de la Unidad de Cirugía Refractiva y te asesoremos acerca de la técnica quirúrgica más adecuada para tus ojos. Consúltanos sin copromiso: AQUÍ.

Creado: 21/01/2021 / Actualizado: 25/07/2024

¿Podemos ayudarte?

¿Necesitas información?

Paso 1 de 2
Paso 2 de 2

Información básica sobre protección de datos de carácter personal: Responsables del tratamiento: Instituto Condal de Oftalmología, S.L. y Gestión y Microcirurgia Ocular, S.A. Finalidad y legitimación: comunicamos con usted por medios electrónicos, consentimiento expreso del interesado. Cesión de datos: para prestar nuestros servicios y obligación legal Derechos: de acceso, información, rectificación, supresión, limitación, portabilidad, oposición y a no ser objeto de decisiones automatizadas, como indica nuestra política de privacidad. Para más información puede acceder a https://www.verte.es/es/politica-privacidad/.