Estoy embarazada… ¿Puede afectar a mi salud ocular?

11/10/2023

Las cuarenta semanas que dura un embarazo se convierten en una prueba de fuego para el cuerpo de la mujer, con cambios que afectan a nivel sistémico y pueden repercutir a nivel ocular. Veamos cuáles son estos cambios y sus afectaciones a nivel visual.

El origen de las alteraciones oculares

Durante el embarazo, se producen variaciones hormonales que afectan de forma intensa en el organismo al completo. Uno de los cambios principales en la embarazada es la retención de líquidos, de modo que la presión sanguínea de la mujer se ve afectada. Por otro lado, las embarazadas son más susceptibles a serios desórdenes inmunológicos debido a que se produce una disminución de su sistema inmune durante este período.

Visión y embarazo - VERTE Oftalmología Barcelona

Como resultado de algunos de estos cambios sistémicos, el embarazo puede ser causa de alteraciones a nivel ocular. La mayoría de estas alteraciones oftalmológicas son moderadas y transitorias, y suelen desaparecer entre la sexta y octava semana de postparto, o una vez ya finalizado el periodo de lactancia. Normalmente, no requieren ningún tratamiento, pero algunas pueden ser ocasionalmente severas y permanentes, por lo que debemos estar atentas.

Los principales cambios oculares producidos por el embarazo

Los efectos oculares producidos por el embarazo pueden ser fisiológicos, patológicos o también pueden ocasionar modificaciones de algunas condiciones preexistentes.

  • Dentro de los cambios fisiológicos nos podemos encontrar:
    • El cloasma gestacional, también conocido como máscara del embarazo, es un proceso mediado por hormonas, caracterizado por el incremento de la pigmentación de la piel alrededor de los ojos y de las mejillas en forma de manchas oscuras o marrones. Se ha documentado que las variaciones hormonales del embarazo incrementan el nivel de melanina, por lo que esta pigmentación tiende a ir desapareciendo después del parto.
       
    • Afectación de la lágrima: Durante el embarazo se ve afectada la fisiología de la película lagrimal, hecho que puede conllevar la aparición del molesto síndrome del ojo seco. Las usuarias de lentes de contacto pueden encontrar dificultad para mantener su uso durante la gestación, cosa que ocurre más frecuentemente hacia el final del embarazo. Sus síntomas principales son molestias, escozor, sensación de cuerpo extraño o sensación de arenilla.
       
    • Cambios en la córnea: Se ha descubierto que al final del embarazo disminuye la sensibilidad corneal y que, durante la gestación, el espesor corneal aumenta y varía la curvatura de la córnea. Este cambio refractivo causado por la retención de líquidos, produce alteraciones en la potencia refractiva de la córnea, es decir, origina cambios en la graduación y, por tanto, los pacientes pueden referir visión borrosa.

Las futuras madres que ya tenían problemas refractivos de base, como astigmatismo, hipermetropía o miopía, pueden sufrir un cambio en su graduación. En la mayoría de los casos vuelven a su valor normal después del parto o al finalizar el periodo de lactancia, de modo que recomendamos no cambiar la graduación de las gafas hasta una vez finalizado el periodo de lactancia. Por este mismo motivo, las mediciones de la córnea pueden ser inexactas para realizar una cirugía refractiva corneal (LASIK o PRK). No olvides informar a tu profesional sobre la posibilidad de estar embarazada si te están haciendo una visita previa a la intervención con láser.

  • Cambios patológicos:
    • La Coriorretinopatía serosa central es una patología que se puede presentar asociada al embarazo. Aunque su frecuencia es extremadamente baja, es importante tener en cuenta sus síntomas para poder detectarla precozmente. Sus síntomas principales son la disminución de la agudeza visual, visión de una mancha negra central y visión de imágenes distorsionadas (metamorfopsia). Está relacionada con las hormonas del estrés y se desarrolla principalmente en la recta final del embarazo, aunque existen casos en los que puede aparecer en el primero o segundo trimestre. Generalmente, la visión vuelve a la normalidad a los pocos meses de dar a luz.
       
    • Retinopatía diabética: La progresión de la retinopatía en la gestación depende de varios factores, estos incluyen el grado de severidad en el momento de la concepción, el tratamiento adecuado, el tiempo de evolución de la diabetes, el control metabólico antes del embarazo, y la presencia de daño vascular adicional como desórdenes hipertensivos.
       
    • Es muy importante saber que las pacientes diabéticas que quieran quedarse embarazadas tienen mucho mayor riesgo de aparición o de evolución de la retinopatía diabética. Por este motivo, recomendamos a las pacientes diabéticas que se realicen una revisión oftalmológica antes de quedarse embarazadas para comprobar el estado de la retina y así poder realizar algún tratamiento previo en caso de que fuera necesario. Durante la gestación es importante realizarse una revisión visual cada trimestre del embarazo.
       
    • Por otro lado, la diabetes gestacional, que aparece como consecuencia de los esfuerzos metabólicos que supone el embarazo, no provoca alteraciones.
       
    • Preeclampsia: Igualmente, el embarazo puede afectar a la visión a través de enfermedades sistémicas como la preeclampsia, cuyo factor principal es el aumento de la presión arterial durante el embarazo. La severidad de las alteraciones retinianas dependerá del grado de hipertensión arterial que se presente.

      Esta enfermedad ocurre normalmente después del quinto mes de embarazo, aunque puede aparecer entre el tercero o el noveno mes. Los síntomas principales son manchas en el campo visual (escotomas), visión doble (diplopía), disminución de la agudeza visual y visión de puntos flotantes (miodesopsias).
       
  • Modificaciones de condiciones preexistentes. No todo es negativo durante el embarazo, ya que, pese a que algunas enfermedades preexistentes pueden progresar, hay ciertas enfermedades oculares que pueden mejorar durante este periodo.
    • Glaucoma: Las pacientes que sufren esta patología pueden presentar mejoría durante la gestación. El motivo es que durante este período pueden sufrir una disminución de la presión intraocular, factor principal de la enfermedad.
       
    • Uveítis: Los efectos inmunosupresores y los altos niveles de esteroides naturales presentes en mujeres embarazadas pueden causar una mejoría de la uveítis durante la gestación, no obstante, existe el riesgo de una agravación del cuadro durante el postparto.

Visión y embarazo - VERTE Oftalmología Barcelona

¿Cuándo realizar una revisión si estás embarazada?

Es aconsejable que todas las mujeres embarazadas se hagan una revisión oftalmológica durante el embarazo entre la semana 31 y 41 de gestación, ya que es cuando más cambios hormonales aparecen y, por tanto, cuando se pueden contraer más problemas visuales.

Además, las mujeres con patologías oculares previas, como la retinopatía diabética o la retinopatía serosa central, deberían revisar su visión de forma trimestral.

De la misma manera, las pacientes con problemas de ojo seco o las usuarias de lentes de contacto también necesitarán revisiones periódicas, debido a la mayor incidencia de la patología durante este periodo.

Debemos estar atentas ante cualquier cambio en la visión durante el embarazo

Si estás embarazada y presentas alguna alteración visual de las mencionadas anteriormente como visión manchas negras (escotoma central), visión borrosa, visión de puntos flotantes (miodesopsias), visión doble (diplopía), disminución de la agudeza visual, entre otras, debes acudir a urgencias oftalmológicas para una valoración.
Recuerda que, aunque normalmente los síntomas desaparecen tras el período de gestación o lactancia, algunas de estas patologías oculares desarrolladas como consecuencia del embarazo pueden ser severas y permanentes.

Pide cita con nuestros especialistas para hacerte una exploración oftalmológica previa al embarazo y así prevenir cualquier imprevisto futuro. Puedes llamar al 934 155 637 o enviarnos un WhatsApp AQUÍ. Ante una urgencia oftalmológica, en VERTE Oftalmología Barcelona disponemos del Servicio de Urgencias Oftalmológicas 24 h, abierto todos los días del año. ¡Cuida tu salud visual y la de tu bebé!

Tema redactado basado en la presentación de la D.O.O Cristina Martín en Sesión Clínica formativa de VERTE Oftalmología Barcelona.

D.O.O. Cristina Martín - Optometrista - VERTE Oftalmología Barcelona

 

 

 

 

D.O.O Cristina Martín

Unidad de Optometría Clínica

Creado: 11/10/2023 / Actualizado: 21/06/2024

¿Podemos ayudarte?

¿Necesitas información?

Paso 1 de 2
Paso 2 de 2

Información básica sobre protección de datos de carácter personal: Responsables del tratamiento: Instituto Condal de Oftalmología, S.L. y Gestión y Microcirurgia Ocular, S.A. Finalidad y legitimación: comunicamos con usted por medios electrónicos, consentimiento expreso del interesado. Cesión de datos: para prestar nuestros servicios y obligación legal Derechos: de acceso, información, rectificación, supresión, limitación, portabilidad, oposición y a no ser objeto de decisiones automatizadas, como indica nuestra política de privacidad. Para más información puede acceder a https://www.verte.es/es/politica-privacidad/.